28.4.11

ENSEÑANDO A SEÑALAR AL NIÑO PEQUEÑO CON AUTISMO

Dejo esta entrada, una nota que compartió Iosune, me parace interesantisima y de mucha ayuda.
A Ángel todavia le cuesta señalar, aunque con trabajo y estas pautas lo va consiguiendo en muchas ocasiones. Con trabajo y constancia generalizará. Y pronto será otra meta conseguida.
Gracias María por que tus materiales me hicieron ponerme a trabajar y  dar los primeros pasos para este marathon.

ENSEÑANDO A SEÑALAR AL NIÑO PEQUEÑO CON AUTISMO

by KaLeIdOsCoPiO LuNaR- AuTiSmO on Monday, October 25, 2010 at 8:56pm

La conducta de señalar es el primer gesto verdadero que tiene extraordinaria importancia en comunicación porque tiene características de ser intencional, intersubjetivo y simbólico (en la medida en que, a través del desarrollo cualitativo de la conducta de señalar y la incorporación posterior del lenguaje, pueden realizarse funciones comunicativas sin necesidad de que el referente esté presente).

Mediante la conducta de señalar (como indica Gómez, 1992), el niño puede:
1. Atraer la atención de los demás sobre objetos o acontecimientos que previamente han interesado al niño.
2. Comprender el significado de este gesto cuando lo hacen los demás y seguir con la mirada la dirección que marca el adulto.
3. Utilizar conductas de contacto ocular coordinadas con los gestos (en qué se combina la atención con la otra persona).
4. La acción gestual del niño está abierta a la intervención de otra persona, y mediante su mirada hace explícito, por un lado, a qué persona va dirigido el gesto y, por otro hacia qué objeto quiere que se oriente esa persona,5. comprender que, para que sea efectivo, el adulto tiene que verlo.

Los distintos autores manejan puntos de vista teóricos diferentes para explicar esta revolución comunicativa que se produce en este estadio. Trevarthen (1982) considera que lo que hay detrás de estos desarrollos, que él describe como el paso de una situación de intersubjetividad primaria a otra de intersubjetivad secundaria, es un proceso endógeno de base biológica y que cumple una importante función como capacidad de adaptación específica del ser humano.

Bruner pone más énfasis en el papel que las interacciones pueden desempeñar en la aparición de nuevas capacidades. Otros autores (Riviere, 1990; Baron-Cohen, 1989; Leslie y Happé,1980) han sugerido (inicialmente) que está presente una capacidad cognitiva de meta rrepresentación, cuando el niño señala en dirección a un objeto para enseñárserlo, para compartir experiencia con el adulto. En lo que sí hay un acuerdo generalizado y consistente es en la ausencia significativa de la conducta de señalar en el niño pequeño autista y la pregunta es: ¿Podemos provocar una explosión comunicativa similar si enseñamos al niño autista a señalar?

Algunas razones para enseñar a señalar al niño pequeño con autismo

Resumimos aquí, como el propio título del apartado indica, algunas de las razones más importantes para enseñar a señalar al niño pequeño con autismo:

- Los niños con autismo tienen dificultades con todos los códigos de comunicación, no sólo con el habla, sino también con los códigos no verbales, entre ellos la expresión facial y el contacto ocular.

- Una de las razones más importantes para enseñar la conducta de señalar es que podemos conseguir que el niño se dé cuenta que la comunicación -hacer señales a otras personas- puede serle muy útil y proporcionarle satisfacciones de sus deseos. 

- La conducta de señalar proporciona al niño la señal más fácil que le posibilita para obtener resultados rápidos. Podemos ayudarle a dominar un gesto con esa característica. La manera más eficaz de conseguir estos resultados es atenderle significativamente cada vez que señala.

- El dominio de un gesto tan versátil como la conducta de señalar, que puede ser usado en distintas situaciones, facilita que el niño indique lo que desea sin necesidad de recurrir a signos o palabras.

- El niño puede usar efectivamente el gesto de señalar incluso cuando no sabe que los objetos tienen nombres. La enseñanza de signos o palabras exige ese conocimiento previo.

- Al igual que ocurre durante el primer año de vida en el niño normal, los gestos (como el de señalar), las expresiones faciales y la mirada deben constituir algunos de los procedimientos más importantes empleados por el niño pequeño con autismo para especificar sus intenciones.

- Sólo usándolo se puede aprender a usar el gesto de señalar.

- Los adultos van a atender (y entender) de forma más inmediata y efectiva las demandas del niño pequeño con autismo en cualquier situación.

- La conducta de señalar prepara (y puede facilitar) al niño para el mundo de las palabras y para un vocabulario amplio y variado.

- La conducta de señalar es un medio efectivo de conseguir, de manera relativamente temprana, que el niño pequeño con autismo aprenda a regular (de una forma comunicativamente adaptada)la conducta de los adultos que le rodean y, en la medida de sus posibilidades, a mostrar conductas comunicativas más relevantes como las conductas de atención conjunta.

Secuencia de pasos en la enseñanza de la conducta de señalar

Resumimos aquí, sintéticamente, la secuencia de pasos para la enseñanza de la conducta de señalar tal y como plantea Elizabeth Newson (1998). Dicha secuencia establece cinco momentos de enseñanza:

1. Tocar señalando

El objetivo esencial es que el niño se acostumbre y, por tanto, llegue a adquirir el hábito de conseguir lo que desea mediante el acto de tocar-señalando. Esto ayudará al niño a ser más consciente de su dedo índice.Para conseguirlo pueden utilizarse libros con imágenes, cuentos u otros elementos. Debe modelarse la conducta de señalar mediante el uso del índice.El modelamiento se debe hacer sin forzar y de forma rápida pero consiguiendo que el niño toque la imagen u objeto en cuestión. La misma estrategia puede aplicarse en juegos de tocar-señalando y nombrando (el adulto) partes de su mano, cara o cuerpo. Hay que resaltar que es más importante tocar que nombrar.Pueden utilizarse objetos pequeños (puede ser comida) que le interesen y situarlos alrededor del niño. Cuando vaya a cogerlos, modelar tocar-señalando y permitir que los coja. Como se ha comentado, puede nombrarse el objeto, pero no debemos esperar que el niño lo nombre.También pueden utilizase estas mismas estrategias cuando intente alcanzar algo que desee (por ejemplo, la puerta para salir, la pieza de un puzzle o cuando se le ofrece alguna bebida).

2. Señalando a distancia

Señalar a distancia es un gesto más abstracto y con un contenido más social en la medida en que puede ser usado para solicitar ayuda.
Para su enseñanza deben escogerse objetos atractivos y que el niño pueda ver fácilmente a poca distancia (por ejemplo, objetos con los que pueda mostrarse obsesionado, objetos visualmente fascinantes, comida, juguetes, etc.). Los podemos colocar alrededor de la habitación, donde pueda verlos pero no alcanzarlos (pero no demasiado lejos para desanimarle). Esperaremos que intente alcanzar uno de los objetos. En ese momento, tomamos su mano y modelamos conducta de señalar (sin tocar el objeto). Debemos utilizar el nombre del niño para decir (por ejemplo). "Jesús señala" e inmediatamente darle lo que ha señalado. Esto debe ocurrir rápidamente. El objetivo esencial, en este paso, es que el niño adquiera experiencia de que el adulto responderá espontáneamente a lo que desea conseguir.

3. Señalar para escoger

Una vez que el niño se ha acostumbrado a señalar a distancia, podemos plantearnos la enseñanza de un tercer paso en el que enseñamos al niño la conducta de señalar para escoger de varias opciones o alternativas. Para ello, debemos proporcionarle oportunidades de que haga elecciones. En la medida en que a la conducta de señalar, en este momento, le damos un sentido de competencia para negociar con los adultos, mejoramos la comprensión de lo que  es comunicación. El hecho de que el niño pueda conseguir negociar debe ser una  de las máximas prioridades para establecer la calidad de este tipo de comunicación.

4. Señalar y hacer uso de la mirada

Cuando el niño normal señala no lo hace como un gesto aislado. El niño normal señala, hace uso de la mirada (estableciendo contacto ocular con los adultos) y produce un sonido (o palabra) en un gesto completo de, al menos, estos tres elementos o conductas. Con el niño pequeño autista, se necesita enseñar este gesto complejo paso a paso. Para ello debemos recordar que un verdadero contacto ocular significa mirar a los ojos del adulto (compartir una mirada) y no al cuerpo. Una vez que el niño ha adquirido la conducta de señalar, debemos colocar nuestra cara en línea con sus ojos, para establecer contacto ocular. Debemos mostrarnos perseverantes (sin forzar) por que señalar no es un gesto real a menos que se constituya en un mensaje para alguien, y mirar al adulto es lo que demuestra que este mensaje es para el adulto. En este caso es importante recompensar, dándole lo que señala, tanto por señalar como por hacer uso de la mirada al mismo tiempo. Es conveniente, por tanto, esperar uno o dos segundos hasta conseguir la mirada.

5. Señalar y usar sonidos o palabras

En este último paso es conveniente reducir el número de objetos para no confundirle con demasiadas palabras, especialmente si todavía no hay lenguaje. Cuando le proporcionamos un objeto que previamente he señalado estableciendo contacto ocular, debemos nombrar el objeto muy claramente: "Es una pelota". Tenemos que decir previamente sobre qué conjunto de palabras se va a trabajar, en especial, si más de una persona está enseñando al niño y, por supuesto, si alguno de los objetos favoritos del niño no tienen un nombre obvio. Es importante ser muy consistente en esta etapa.
Al igual que en la etapa anterior, debe esperarse uno o dos segundos, para darle tiempo a responder. Aunque el adulto desee que el niño imite la palabra, puede que el niño no esté preparado para ello.Debemos sentirnos satisfechos, al principio, con un sonido o simplemente una imitación del movimiento de los labios. Gradualmente (sobre todo si se está trabajando en un programa de imitación) el sonido será cada vez más parecido a la palabra que estamos usando o incluso la palabra misma.

BIBLIOGRAFÍA

RIVIÈRE, A. y MARTOS, JUAN (Comp).(2000). El niño pequeño con autismo. Enseñando a señalar, 5, 66-70. Madrid: APNA.

6 comentarios:

  1. Hola mamá de Ángel acabo de encontrar tu blog y ya me he hecho seguidora tuya. Un documento muy interesante y que puede ser útil para muchas mamás y profesionales. Estupenda entrada. Seguimos adelante. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Soy el papá de un niño de 26 meses que tiene problemas con el lenguaje (no dice absolutamente nada) y parece que tiene rasgos autistas. Lo estamos llevando a un centro de atención temprana y lo primero que estamos intentando es que Pablo señale.
    Por ahora es bastante duro para nosotros,pero poco a poco nos vamos acostumbrando a la idea.

    Tu blog es un apoyo , gracias.
    Un beso
    Carlos

    ResponderEliminar
  3. Carlos mucho ánimo. Es muy difícil acostumbrarse a esta idea, pero pronto tu mundo se llenará de ideas, te saldrán solos los gestos, las imágenes, los apoyos y comenzaras a tener un vinculo con tu hijo Pablo más allá de lo que nunca imaginaste.
    No te voy a engañar esto es duro, pero es la historia más asombrosa que jamas soñaste vivir y cuando pase el tiempo miraremos atrás y nos sentiremos satisfechos del camino recorrido.
    Gracias a ti por leer lo que escribo.

    ResponderEliminar
  4. Que tal Isabel, han pasado unos meses y ya tenemos más claro el diagnostico (autismo) y la forma de interactuar con Pablo. Aunque nos queda un mundo por conocer, esa niebla tan espesa que nos ha rodeado estos meses parece que se va disipando y nos deja ver la luz, aunque sea un poquito.
    Estamos más preparados para afrontar lo que venga aunque hay dias que piensas que no es real y que todo va a cambiar.
    Pablo va señalando poco a poco y con cada progreso lo celebramos y lo disfrutamos, y si estamos de bajón, pues pedimos un abrazo a Pablete(es todo un experto) y se quitan todos los males
    Te reitero mi agradecimiento por compartir tus vivencias.
    Un abrazo.
    Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos, me alegra leerte de nuevo.
      Lo que venga será bueno,seguro.
      Después del diagnostico cuesta reconocer a tu hijo, en el que proyectamos nuestros sueños e ilusiones, parece que nada será posible ya, que nuestra familia, nuestra vida nunca será como soñábamos.
      Pero luego aprendes, porque tu hijo te enseña.
      Es él tu niño, el que tanto deseaste y por el que darías la vida. No se ha ido está aquí, y te enseñará cada día a ser más feliz, a obviar las necedades, a disfrutar sin limites del fruto de vuestro esfuerzo, a ser una familia normal fuera de lo corriente, distinta a la que soñabas pero real y verdadera como ninguna.
      Enhorabuena por los progresos y disfrutad del trabajo con Pablo y que seáis muy felices, aquí me tenéis para lo que necesitéis. Un abrazo

      Eliminar
  5. Hola! Me llamo Romina y soy mama de Valentino de 19 meses recien cumplidos. Estoy bastante preocupada. Mi chiquito señala con la mano y solo balbucea (cada tanto intenta decir mama) Se super conecta, mira a los ojos, responde al nombre pero estamos asustados porque no sabemos si tiene algo o no...
    Lo llevamos por nuestra cuenta a una neurologa infantil y descarto autismo pero dijo que estamos lejos de hacer un diagnostico. No mando estudios ni tratamiento. Solo que lo llevemos a lugares para que este con niños.

    Les agradeceria su ayuda y disculpen la molestia.
    Cariños!

    ResponderEliminar