3.12.14

3 de Diciembre


No quiero dejar pasar el día internacional de la discapacidad sin dedicárselo a las personas con discapacidad que han estado y están en mi vida.

A todos aquellos que tienen una falta de capacidad y pueden superarla con un poquito de esfuerzo, información y formación.

A todos los conductores discapacitados, no capaces de entender que una plaza de aparcamiento accesible o una rampa en el acerado es para quien la necesita y no para aparcar más cerca de tu destino.

A los tenderos y hosteleros discapacitados, que no son capaces de entender que un baño o un probador accesible no está para apilar cajas de botellines vacíos o percheros lleno de ropa y que no tienes que pedir por favor que te lo desalojen o peor a aún apañártelas para hacerte hueco.

Al médico con discapacidad para ver de forma global un conjunto de síntomas que te dice que exageras tu preocupación o tu dolor porque no sabe darte un diagnostico certero.

A aquellos que piensan que un sistema de comunicación aumentativo o alternativo es una perdida de tiempo y aísla a la persona de aquellos que no pueden (o no quieren) gastar tiempo en utilizarlo.

A las grandes superficies que colocan carteles accesibles y cuando pides no hacer esperas te remiten a atención al cliente para que muestres tu “certificado” y allí te comentan que lo pidas por favor a cada persona de la cola porque está en su buena voluntad dejarte pasar por eso pone en el cartelito “por favor”.

A los profesionales de la educación que tienen la incapacidad de confiar en las posibilidades de sus alumnos y te ofrecen un perlario de frases de terror cual vampiro que no puede reflejarse en el espejo, echando culpas sobre el alumno, su familia y su diagnostico, sin aceptar que el problema es que ellos no saben hacer su trabajo con estos alumnos.

A  los burócratas y políticos que niegan apoyos razonables y merman la dignidad de las personas con diversidad y su familias y restan derechos a golpe de folio con membrete y firma oficiales desde el calor de sus glúteos en sus confortables asientos de despacho.

A todos aquellos que no son capaces de desterrar el “pobrecito” y usar de una vez el nombre propio.

A todas estas y muchas más faltas de capacidad de un entorno discapacitado para convivir con la diversidad, que no hace posible una vida digna para las personas con diversidad en la sociedad.


Porque nosotros solo somos diferentes, tenemos una forma diferente de relacionarnos de pensar, de vivir, pero no somos menos. Son los entornos naturales discapacitados los que nos hacen la vida más difícil. Porque nosotros, señoras y señores, estamos capacitados, nosotros solo somos CAPACES.

Hoy 3 de Diciembre mi aplauso a todas las familias con diversidad funcional, a toda mi familia con diversidad funcional por sortear la discapacidad de esta sociedad y VIVIR y SER FELICES pese a ello.




6 comentarios:

  1. Un aplauso para ti Isa, más claro no se puede decir!!! Un beso

    ResponderEliminar
  2. Has escrito mis sentimientos al 100%. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso! Nada que agregar, està todo allì.

    ResponderEliminar
  4. Ole ole ole olee oleee y millones y millones de ole chama pff persona comprensible honrrada honesta y mil virtudes maravillosas que sólo las saben quien verdaderamente conoce tu gran corazón y ole esa gran fuerza de todos los discapacitados ellos pueden si todos ayudamos

    ResponderEliminar